Cicatriz, de Juan Gómez-Jurado

 
 
Título: Cicatriz
Autor: Juan Gómez-Jurado
Editorial y año: Ediciones B, 2015

Simon Sax podría ser un tipo afortunado. Es joven, listo y está punto de convertirse en multimillonario si vende su gran invento —un asombroso algoritmo— a una multinacional. Y, sin embargo, se siente solo. Su éxito contrasta con sus nulas habilidades sociales. Hasta que un día vence sus prejuicios y entra en una web de contactos donde se enamora perdidamente de Irina, con la inexperiencia y la pasión de un adolescente, a pesar de los miles de kilómetros que los separan. Pero ella, marcada con una enigmática cicatriz en la mejilla, arrastra un oscuro secreto...


Curiosamente, con los libros de Juan Gómez-Jurado protagonizo situaciones en las cuales no me había visto antes. Recuerdo que, mientras leía El paciente, tuve que andar varias manzanas aún metido en la historia, incapaz de llegar al trabajo sin terminar de leer un capítulo. En esta ocasión, de nuevo se trata de una primera vez: jamás había leído casi trescientas páginas el mismo día y dos días consecutivos. Sí, en efecto, Cicatriz ha estado poco tiempo en mis manos; tal era la adicción que me ha provocado la novela y la sensación de ansia, curiosidad e interés que me ha despertado. En breve os cuento el porqué.

La vida parece sonreírle por fin a Simon Sax. Tras años de duro trabajo, parece que una importante multinacional se interesa por la aplicación que ha desarrollado y, si todo va bien, se hará rico de un día para otro. Antes de que le sobren los millones, sin embargo, hay algo que preocupa de verdad a Simon: su soledad. Nunca se ha llegado a enamorar y su círculo de afecto se resume a su hermano Arthur y su amigo Tom. Cuando finalmente vence sus temores y se registra en una web de contactos, poco se imagina que enamorarse de Irina, la muchacha ucraniana con una extraña cicatriz en la cara, será a la vez su salvación y su perdición.

Juan Gómez-Jurado sabe muy bien lo que hace. En Cicatriz, como ya advertí en anteriores libros suyos, nos encontramos con una trama sólida y adictiva que no da tregua ni deja cabos sueltos. Por un lado, todos los hilos que forman el argumento, y que al principio parecen alejados, terminan convergiendo con maestría para revelar un espléndido tapiz que brilla desde todos los ángulos. Por el otro, el ritmo de infarto que está impreso en la novela impide, de un modo casi angustioso, que uno siquiera valore la posibilidad de detener la lectura y continuar más tarde u otro día. No: es como si las páginas ardieran y en dos sentadas, y en un ejercicio que da la razón a la relatividad temporal de Einstein, arribamos al apoteósico e inolvidable final.

A veces las historias de este género decepcionan en el desenlace y dejan un regusto amargo que amenaza con empañar la opinión global de la obra en cuestión. Por suerte para mí —y para vosotros si todavía no habéis leído este libro—, no solo no es así, sino que el cierre está a la altura del nivel tan alto que percibimos en toda la novela. No quisiera terminar sin elogiar la prosa del autor y el maravilloso trabajo que ha llevado a cabo con los personajes. Dar con un estilo narrativo tan limpio e impecable supone una gran satisfacción, y si ello está acompañado de unos personajes humanos y bien perfilados, el deleite llega a cotas casi de orgasmo; de orgasmo literario, claro está.

Acción, emoción, amor, amistad, informática, delitos, historia, pasión, secretos. Todo lo anterior, y mucho más, tiene cabida en Cicatriz, una fantástica novela que nos recuerda por qué Juan Gómez-Jurado es uno de los escritores contemporáneos de más éxito tanto en nuestro país como allende las fronteras. Eso sí, lanzo una advertencia: comenzar a leer este título supone abandonarse irremediablemente, olvidar todo cuanto hay alrededor y centrarse en avanzar capítulos para descubrir todos los detalles de una historia vibrante como pocas. Ya tengo ganas de devorar otro libro de este escritor, a ver qué me ocurre con ese. Tras leer por las calle, con el peligro que eso conlleva, y engullir seiscientas páginas en dos días como si no hubiera un mañana, me espero cualquier cosa. Positiva y sorprendente, seguro.


         Si os ha gustado,     
     ¡visitad estas reseñas!     


18 comentarios:

  1. Coincidimos en impresiones. Es un libro que devoré.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Con este autor me pasa lo mismo que a ti, es adicción absoluta! Es verdad que El paciente me gustó más, pero vamos, que éste me lo bebí igual, todo al final atadito y estupendo.
    Autor fijo, desde luego.
    un beso
    S

    ResponderEliminar
  3. De este autor leí La leyenda del ladrón y me lo pasé en grande con las aventuras y aunque no sea del estilo de estas últimas, es igual de adictiva.
    Tanto Cicatriz como El paciente no me terminan de llamar por la trama, no sé, no me atraen lo suficiente. Aunque estoy segura de que son muy buenas novelas en su estilo, a la altura y sin nada que envidiar a autores anglosajones y escandinavos.
    Besito

    ResponderEliminar
  4. Reconozco que yo con Juan Gómez-Jurado no soy imparcial, me gusta todo lo que escribe. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Lo leí hace unos meses y también me gustó mucho. La trama me sorprendió mucho desde el minuto cero (qué imaginación tiene este hombre!) y las escenas del pasado de Irina son espectaculares. El final no era lo que esperaba...pero creo que es un justo desenlace para esa historia.
    Besos !

    ResponderEliminar
  6. Le tengo muchas ganas a este libro y, ahora al leer tu reseña, mas todavia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Me queda claro que tengo que leer este libro!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Una novela muy entretenida para pasar páginas sin darte cuenta.

    ResponderEliminar
  9. Leí El Paciente y me gustó mucho, mi intención era leer Cicatriz este verano pero al final se quedó sin leer, pero seguro que lo haré.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Yo disfruté muchísimo con esta novela, la leí en un suspiro a pesar de su extensión.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Ay madre... ya me has picado. Mira que me encanta Juan Gómez-Jurado, creo que he leído todas sus novelas, menos esta que me la compré en preventa en Amazon a buen precio. Y ahí está, la pobrecita, en el kindle, esperando y esperando a que me decida a leerla. Me lo has recordado y voy a tener que adelantar su lectura, que ya va lleva mucho tiempo allí.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  12. A mi me pareció demasiado cinematográfico pero en lineas generales quede muy satisfecho con esta novela.

    ResponderEliminar
  13. Disfruté mucho con este libro (como con todos los demás del autor en realidad)
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Leí este libro que me absorbió por completo, y fue tan redondo que este verano he leído "El paciente", repitiendo la experiencia de encontrarme con una historia adictiva.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. A mí el libro me gustó, pero -y así se lo hice saber al autor- encontré una falta de coherencia y documentación con el tema ucraniano que me hizo ser de lo más escéptica. Detalles como que una niña pueda sobrevivir con un chubasquero en el crudo invierno ucraniano, cuando el frío llega a -35º o que se cobijó en edificios a medio construir por la corrupción inombiliaria en plena Ucrania de los años 70 me dio la sensación de que estaba hablando de Chicago años 30 y no de Ucrania. Aún así, se lee bien, pero tiene ese tipo de detalles que alguien que conoce un poco la ubicación y el entorno se harte a reír.

    ResponderEliminar
  16. Este autor me gusta y poco a poco voy leyendo sus libros, este todavía está pendiente
    Besos

    ResponderEliminar
  17. No he leído nada del autor todavía pero tengo este libro esperando en mi lector electrónico. Me alegro de que te haya gustado, me fío de tu criterio ;-)

    Besos!

    ResponderEliminar
  18. Este le compré hace tiempo y lo tengo esperando. Sin duda has conseguido que le dé un buen empujón en mi lista de espera ;)
    Abrazo!

    ResponderEliminar