El anillo de Polidoro, de Andrea Maggi

 
 
Autor: Andrea Maggi
Traductor: José Ramón Monreal
Editorial y año: Duomo, 2016

El sol se pone sobre los bosques de Esparta. De pronto, se oye el alarido de una muchacha. Los primeros en socorrerla son Apolófanes y Filoxena. Cuando la mirada de la filósofa se cruza con la de la chica, no puede creer lo que ve: es la hija de su hermano, a quien hace años que no ve. Tiempo atrás, este había recibido cartas amenazadoras, y sospecha que el motivo sea político. Filoxena y Apolófanes, deseosos de descubrir la verdad, deciden ayudarlo. Esta misión pronto se revela ardua y peligrosa, porque Esparta no es una ciudad segura.


Dentro de la historia, mi período favorito es la Grecia clásica, cuna de numerosas disciplinas que la convierten en uno de los marcos más apasionantes que hay. Y dentro de Grecia, la ciudad que mejor ejemplifica el tesón y el arrojo de los ejércitos griegos es, sin duda alguna, Esparta. En esta ciudad se ambienta la segunda novela de Andrea Maggi, en la que Apolófanes, a quien ya conocimos en Muerte en la Acrópolis, se traslada a ella para resolver un nuevo misterio. El anillo de Polidoro es una emocionante novela que mezcla con acierto historia e intriga para invitarnos a viajar a un enclave inolvidable. Decía Emily Dickinson que no hay mejor nave que un libro; y si este es además histórico, el buque literario nos conduce a una travesía placentera y didáctica de las que dejan huella.

Cuando la filósofa Filoxena recibe un mensaje de su hermano Tisánemo, en el que le pide que acuda a Esparta a ayudarle, Apolófanes decide acompañar a la mujer que lo vuelve loco. Una vez allí, los éforos de la ciudad le encargarán la investigación de la desaparición de la hija de Tisánemo, que ha sido secuestrada. Todo apunta a una lucha política entre espartiatas y periecos/ilotas. Entre los primeros, la propuesta de ley de Tisánemo para equilibrar los derechos de todos los habitantes de Esparta no ha sentado bien, mientras que para los segundos es una oportunidad de sentirse más libres. Cundirá la sorpresa cuando sea el ateniense Apolófanes el responsable de dar con el paradero de la muchacha, pero su pericia pronto hallará una trama de mayores dimensiones y consecuencias.

Ya he dicho en numerosas ocasiones que pocas cosas hay más vibrantes que un thriller histórico. En esta suerte de híbrido literario, el misterio y el pasado se dan la mano para guiar al lector a un argumento trepidante que, sin dejar a un lado la verosimilitud y la documentación, engancha y despierta un gran interés. En El anillo de Polidoro, como ya vimos en su ópera prima, Andrea Maggi ha llevado a cabo un fantástico trabajo en cuyo desarrollo se nota el respeto del autor para con los dos géneros que tiene a bien unir. La recreación de la vida en Esparta es maravillosa y uno pronto sabe por qué es una de las ciudades más especiales y singulares del ayer europeo. Cabe añadir también que el equilibrio con la intriga está logrado y que la ansiedad que sentimos por descubrir lo que ocurrió nos arrastra hasta el desenlace sin perder la atención en ningún momento.

Por otro lado, la mezcla a la que ya he hecho referencia no funcionaría si los demás elementos que componen la novela no estuvieran bien resueltos, y por suerte no es así. A la prosa ágil de la narración hay que sumarle el perfil trabajado de los protagonistas, quienes en los diálogos hacen gala de una personalidad magnética que atrapa sin remedio. Resulta reconfortante que sean los propios personajes los que nos ilustren en las costumbres de la ciudad, en una amena clase de historia que nadie podrá encontrar aburrida. No puedo terminar sin confesar el afecto que siento ya por Apolófanes, cuyas aventuras detectivescas seguiré muy atentamente. También os animo a leer este libro aunque no os hayáis adentrado en el anterior, porque no se revelan detalles importantes de la trama del otro; aunque seguir el orden es lo más recomendable, claro.

Nunca me cansaré de viajar al pasado con una buena novela. Mi sed de conocimiento es tal que siempre disfruto de las lecturas ambientadas en otras épocas. Si la que ocupa la trama es Grecia, en ese caso mi deleite asciende a cotas de altura. La segunda vez que leo a Andrea Maggi me ha dejado con el mismo buen sabor de boca que la primera, razón por la cual no puedo más que aconsejaros El anillo de Polidoro. Gracias a este título, quizá lleguéis a experimentar la misma atracción que siento yo por ese período en general y por Esparta en particular. Son las sociedades más curiosas y diferentes las que provocan mayor admiración. Quien quiera descubrir por qué esta ciudad fue una de las más poderosas de la Hélade ya sabe a qué novela puede recurrir. Y seguro que me agradece la invitación.


         Si os ha gustado,     
     ¡visitad estas reseñas!     


7 comentarios:

  1. Pues creo que disfrutaría mucho con esta lectura, así que me la apunto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Me gustan las ambientaciones históricas pero salvo que se trate del Antiguo Egipto nunca me voy tan lejos en el tiempo. Habrá que recapacitar...
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Xavi,

    Coincido contigo en que la Grecia clásica es muy interesante y uno de mis períodos históricos favoritos; con todo y con esto, con este libro no me animé y no lo hice por un motivo: el anterior no llegó a gustarme del todo. Después de darle muchas vueltas, llegué a la conclusión de que gran parte de la culpa la tenía lo mal traducida que estaba la novela, creo recordar que incluso puse un par de frases en mi reseña así que con todo lo que tengo por leer este lo dejé pasar, igual me equivoqué, no sé.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. A mí me cuesta leer historias ambientadas en civilizaciones tan lejanas como la antigua Grecia o la Egipcia, me cuesta conectar con ellas. Pero reconozco que debería intentarlo más.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  5. A mí las novelas históricas me suelen costar. Aprecio aprender cosas de la Historia, pero normalmente los escritores caen en la tentación de subordinar la novela a la clase de Historia. Por ejemplo, leí La caída de los gigantes, de Ken Follett, que me consta te encanta, y me encontré con unos personajes que "casualmente" están presentes en todos los momentos históricos del siglo XX. Me parecía falto de credibilidad. Claro que, por suerte, me he encontrado con varias novelas históricas que me han dejado con la boca abierta, como HHhH.

    Buena reseña :)

    ResponderEliminar
  6. No me apetece demasiado este género últimamente, así que lo dejo pasar
    Besos

    ResponderEliminar