Huracán, de Sofía Segovia

 
 
Título: Huracán
Autora: Sofía Segovia
Editorial y año: Lumen, 2017

El huracán se acerca a una isla del Caribe mexicano, pero la tormenta no está solo en el cielo: también arrasa dos matrimonios que parecían estar en calma. Encerrados en el hotel, el paisaje les obliga a la cercanía, al roce, y la noche hará aflorar los miedos sepultados, los rencores más profundos y unas heridas jamás cicatrizadas. En otra época pero en la misma isla vivió Aniceto Mora, quien sobrevive como porquero después de ser abandonado por su familia. Su infancia transcurre entre el hedor, la pobreza y el desdén de los adultos, y su relato de supervivencia es la prueba de que hay vidas que nacen marcadas por la fatalidad.


Uno de los descubrimientos literarios que más me sorprendió el año pasado fue Sofía Segovia. En El murmullo de las abejas di con una pluma sobria y directa que se fusiona con personajes carismáticos para regalarnos historias inolvidables, como la del ya mítico Simonopio. En Huracán, su segunda apuesta, volvemos a México para establecernos en la isla de Cozumel en dos momentos diferentes para conocer, una vez más, a unos protagonistas fantásticos. Lástima que en esta ocasión la historia en sí se me haya hecho en algunos momentos un poco más lenta e inconexa. Dentro de unas líneas os cuento por qué.

A Aniceto Mora lo conocen como el Regalado, ya que sus padres, al no poder hacer frente a más gastos, lo regalaron a una familia para que se ocupara del cuidado de los cerdos. Ahí, entre marranos, transcurre la tranquila vida de Aniceto, hasta que el destino lo arranca del hogar y le enseña a sobrevivir por sí mismo. Varias décadas después, la inminente llegada de un huracán a Cozumel deja aislados a dos matrimonios en apariencia perfectos que pronto verán cómo la soledad hace aflorar rencores y dudas ocultos en lo más recóndito de sus almas. Y cuando los vientos son ya huracanados, solamente la templanza y profesionalidad de Manuel, el conserje del hotel, será un bálsamo de luz y esperanza.

Empezaré por lo menos bueno. Huracán no me ha enganchado del todo porque es una novela casi coral que da voz a distintos personajes y cuya evolución se me ha antojado desigual y en cierto modo desconcertante. Uno debe esperar hasta comprender la relación que une a los distintos protagonistas. Por otro lado, la trama, que va de menos a más, tampoco me ha parecido tan interesante como la que ocupaba la ópera prima de Sofía Segovia. Confesaré, además, que la llegada del huracán, con las consecuencias que ello implica, no ha terminado de conmoverme, cuando podría haberme arrancado mil sentimientos si se hubiera adoptado un punto de vista más íntimo y cercano. He echado de menos pasión y emoción.

Sin embargo, lo que sí me anima a seguir leyendo a la autora es su maravillosa narración. Repleta de expresiones que dan color a la historia y que ayudan a viajar a México —la mayoría de ellas se entienden perfectamente, no os asustéis—, la prosa hipnótica y potente envuelve al lector y no duda en desafiar ciertas normas de puntuación para imprimir el estilo personal y especial que me atrapó en la novela anterior. Asimismo, es innegable la fuerza que desprenden los personajes, como también lo es la brillante destreza con que están descritos. A través de perfiles que se atreven a proyectar luces y sombras, alejándose de los seres casi divinos que solemos hallar en literatura, tanto Aniceto como Manuel y los dos matrimonios son la prueba fehaciente de que la mano y la mente que están detrás de ellos tiene mucho que contar y que ofrecer. Yo, desde aquí, seguiré su crecimiento con suma atención.

A pesar de los peros que he argüido más arriba, la lectura de Huracán me ha dejado en general satisfecho, puesto que me reafirma el poderío narrativo de Sofía Segovia y me ha despertado las ganas de saber, cuanto antes, qué nos ofrecerá la novelista mexicana en el futuro. Estoy convencido de que Peregrinos, su tercer título, que en América verá la luz el próximo año, y que ojalá pronto llegue a España, me devolverá las grandes emociones que sí experimenté con su primer libro. Es difícil que un autor que nos gusta acierte en cada nueva publicación. Si su narración nos encanta y no somos capaces de disfrutar del todo de una novela, es interesante seguir leyéndole, porque esa pluma que en su día nos encandiló, y que tal vez nos ha decepcionado un pelín, seguramente volverá a enamorarnos una vez más. Y aquí estaré yo para contároslo cuando suceda.


         Si os ha gustado,     
     ¡visitad estas reseñas!     


9 comentarios:

  1. Yo tengo aún pendiente la anterior novela de la autora así que empezaré por esa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me llama más la anterior novela de la autora. Si me animo me pondré con esa.
    Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Qué pena porque me gustó el de las abejas pero ya había visto por otras reseñas que aquí flojeaba. Veo que el estilo se mantiene y eso va a su favor pero los inconvenientes son importantes y a lo mejor me apartan de la autora para siempre y sería una pena. Creo que en realidad esta novela es anterior a la de las abejas, y esta de Huracán es una versión corregida.
    Besito

    ResponderEliminar
  4. Estaba un poco reacia con esta novela, tengo la sensación de que me resultaría una lectura ardua y ahora mismo no me apetece después de ver que a ti tampoco te ha convencido del todo.
    Besos y no trabajes tanto ;)

    ResponderEliminar
  5. No termina de convencerme esta vez, y con tanto pendiente, prefiero dejarlo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Yo no la acabo de ver para mí así que la dejo pasar
    Gracias!

    ResponderEliminar
  7. Me quedo con la duda, jaja Me encantó Simonopio y sus abejas y estaba decidida con este libro porque deseaba volver a encontrarme con la narrativa de esta autora, pero ahora me queda la duda de si no me defraudará este libro.

    Bs.

    ResponderEliminar
  8. Quizá me llama más la anterior, pero no se... Veremos
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Buscaré el otro libro, "El murmullo de las abejas", y a ver que tal es la narración de esta escritora.
    Un abrazo

    ResponderEliminar