Sushi para principiantes, de Marian Keyes

 
 
Autora: Marian Keyes
Traductora: Gemma Rovira
Editorial y año: Plaza & Janés, 2002

Lisa, editora de una revista de moda londinense, se cree genial. De repente la mandan al fin del mundo, a lanzar una nueva revista en Dublín, donde ni siquiera habrá una tienda de Versace, ni de Moschino, ni de nadie que valga la pena. Primero se pone furiosa, pero Lisa no es una perdedora. Su nuevo jefe es bastante atractivo pero al parecer tonto, ya que no le hace caso. Prefiere, aunque parezca inconcebible, a su ayudante Ashling, modesta, trabajadora, buena chica, sufridora de primera categoría, la que siempre quiere ayudar a todos...


Irlanda es uno de esos países que se quedan clavados en el alma de quienes lo visitan. Hace ya muchos años tuve la suerte de recorrerlo casi entero, de norte a sur y de este a oeste, y ni que decir tiene que me enamoré del verde de sus paisajes y de la amabilidad de sus habitantes. Por suerte para mí, cuando me renacen las ganas de coger un avión rumbo a Dublín pero la vida no me lo permite, existe Marian Keyes. La autora irlandesa tiene la maravillosa costumbre de ambientar sus libros en su isla natal, con lo cual uno puede recorrer Grafton Street o cruzar el río Liffey sin levantarse del sofá. Sushi para principiantes es la séptima novela suya que leo y también la séptima vez que no me decepciona y me da lo que espero de ella. Si no es fácil acertar, imaginad hacerlo siete veces, una proeza harto complicada que está al alcance de muy pocos.

Lisa está la mar de contenta. Tantos años trabajando en una revista londinense han dado sus frutos y está casi convencida de que le van a proponer ser la directora de una exclusiva publicación neoyorquina. Cuál es su decepción al descubrir su nuevo destino profesional: la aburrida, recatada y pueblerina Irlanda. Allí le encargan la tarea de poner en marcha Colleen, una nueva revista que debe dirigirse a las jóvenes gracias a un estilo fresco, moderno y desenfadado. Ashling, una mujer siempre positiva, con una perpetua sonrisa en la cara y la mayor predisposición, será la mano derecha de Lisa en Dublín, aunque el carácter tan diferente de las dos parece pronosticar una mala relación entre ambas. ¿O quizá no? En la triste pero mágica Irlanda todo es posible.

Evidentemente, si sigo leyendo a Marian Keyes es porque para mí se ha convertido en un valor más que seguro. Aun así, cualquier escritor puede fallarle a uno en alguna ocasión, es casi imposible que te guste todo lo que escribe alguien. Quizá en los libros de esta autora que me quedan por leer dé con una sorpresa desagradable, pero Sushi para principiantes no es el caso. Uno de mis motivos para repetir con Keyes es la posibilidad de regresar a Irlanda, y qué placer me embarga al transitar por mi inolvidable Dublín una vez más. Las descripciones son precisas sin ser cansinas y nos aportan la información justa y necesaria para poder visualizar los escenarios, incluso sin haberlos visitado de verdad —me ha ocurrido con pueblos o barrios que no llegué a conocer—. Por otro lado, el sentido del humor keyesiano sigue intacto y haciendo las delicias de quienes lo hemos pasado, lo pasamos y lo pasaremos en grande con él.

En mi opinión, el gran acierto y sello de la obra de esta novelista reside en dos elementos distintos: el acertado equilibrio entre comedia y tragedia y el fantástico elenco de protagonistas. Tal vez me repita, he publicado ya tres reseñas de libros suyos, pero no puedo evitar aplaudir la destreza e inteligencia con que la trama da cabida a temas divertidos y dramáticos al mismo tiempo. A veces hasta coexisten en una misma situación, volviéndola inaudita y única, y a veces se alejan para que los experimentemos de manera más profunda y personal. Si alguien cree que una historia de este tipo cae siempre en la trivialidad, está muy equivocado. Y el segundo factor está en los personajes mismos. Descritos con maña y soltura, todos ellos resultan creíbles e interesantes, cada cual con sus peculiaridades. Al genio duro e implacable de Lisa hay que contraponerle la personalidad dulce y abierta de Ashling, dos perfiles totalmente opuestos. Y no puedo olvidar a unos secundarios de lujo que dejan huella, del primero al último.

Por las informaciones que han trascendido en los últimos tiempos, por lo visto la vida de Marian Keyes se parece mucho a la de una protagonista de cualquiera de sus novelas. Tras superar una grave represión y varias adicciones, encontró en la literatura una vía catártica de sanación e ilusión, un hecho de obligado aplauso que la convierte en una suerte de heroína dentro del mundo editorial. Sushi para principiantes fue uno de sus primeros libros en recibir críticas positivas y unánimes allá donde se publicó. Se trata de una novela de hace algo más de dieciséis años que ha perdido vigencia en cuanto a la tecnología retratada o a las referencias citadas, pero no en cuanto a las emociones que se desprenden de sus páginas, sentimientos que nunca pasarán de moda y con los que siempre podremos conectar. Cuando un libro está urdido con tanta habilidad, envejece muy bien; el que ocupa la presente reseña es uno de los mejores ejemplos que os podría poner.


         Si os ha gustado,     
     ¡visitad estas reseñas!     


7 comentarios:

  1. Me gusta mucho Marian Keyes y me encanta encontrar aquí que tú también eres rendido lector de esta escritora (no esperaba menos de un lector exigente como tú ;-)). "Sushi para principiantes" fue una de sus primeras novelas, ¿a qué se nota algo distinta ahora que hemos leído las demás? Pero sí, entiendo cuando dices que nunca te decepciona, a mí me pasa un poco lo mismo. Creo que a los autores que queremos, aunque a veces flojeen, les perdonamos siempre. Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Hola Xavier, a mí también me gusta mucho Marian Keyes, Irlanda (también Escocia, que es igual de verde, jeje...) y este no lo había leído así que me lo apunto...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Tengo que volver a leer a la autora, que ya hace mucho del último... además es un género que me gusta leer en veranito, así que veremos a ver =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Este es el unico libro que he leido de la autora, hace muuuuuuucho tiempo, y no me dijo gran cosa. No estuvo mal pero tampoco me entusiasmo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. No he leído nada de esta autora aún. NO es un género que suela frecuentar, pero esta autora me produce mucha curiosidad, que veo que gusta tanto.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!
    Hace poco, leí Claire se queda sola y me gustó bastante, bueno, a veces se me hacían extraños los personajes, la relación tan rara que tenía la familia de la prota y eso, pero volvería a repetir. Y si encima dices que después de siete lecturas sigue sin decepcionarte... cómo no hacerte caso XD
    Vamos, que tengo en casa tres más, y el próximo será Por los pelos, que quiero ir en orden de publicación.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Es para matarme...creo recordar que he leído este libro...pero no recuerdo detalles, más que nada lo intuyo porque me suena muchísimo lo que cuentas de que debe desplazarde a Dublín para dirigir esa revista.
    Me has dejado con la duda, iré a las estanterías para buscar el ejemplar y quedarme "tranquila", jajaja !!
    Besos!

    ResponderEliminar