La ridícula idea de no volver a verte, de Rosa Montero

 
 

Título: La ridícula idea de no volver a verte
Autora: Rosa Montero
Editorial y año: Seix Barral, 2013

Al hilo de la extraordinaria trayectoria de Marie Curie Curie, Rosa Montero construye una narración a medio camino entre el recuerdo personal y la memoria de todos, entre el análisis de nuestra época y la evocación íntima. Son páginas que hablan de la superación del dolor, de las relaciones entre hombres y mujeres, del esplendor del sexo, de la buena muerte y de la bella vida, de la ciencia y de la ignorancia, de la fuerza salvadora de la literatura y de la sabiduría de quienes aprenden a disfrutar de la existencia con plenitud y con ligereza.


Tras más de 380 reseñas, en contadas ocasiones os he traído un libro que no fuera una novela. La narrativa es el género en el que me siento más a gusto, pero no me cierro a abandonarlo por una buena razón. Rosa Montero me ha dado varias: es una de mis escritoras favoritas, nunca me decepciona y su suerte de biografía de Marie Curie se me ha antojado irresistible. La ridícula idea de no volver a verte llega, pues, a mi blog con la misma fuerza con que en su día os recomendé varios títulos de la autora madrileña. Me gusta aprender, me gusta que las personas o las experiencias me aporten cosas, y cuando la experiencia es literaria el placer puede ser casi inalcanzable. Con estas páginas he descubierto la vida y el carácter de una mujer única, adelantada a su época, que vivió una existencia plagada de luces y sombras. Es normal que su vida haya fascinado primero a la editora, luego a la novelista y finalmente a un servidor.

Esta vez no os presento una sinopsis porque tendría poco sentido. La ridícula idea de no volver a verte es el maravilloso homenaje que Rosa Montero ha dedicado a Marie Curie, la única mujer de la historia en recibir los Nobel de Física y de Química, la descubridora del polonio y de la radiactividad. A través de pasajes extraídos del diario de la propia Marie, a los lectores se nos ofrece la magnífica oportunidad de atisbar la personalidad atípica de alguien que cambió el curso de la ciencia gracias a sus descubrimientos. En un ejercicio de gran humildad, la narradora se queda en un modesto segundo plano, dando así prioridad a la figura de la científica; reaparece de vez en cuando para contarnos anécdotas de su vida, con lo cual al terminar el libro uno conoce un poco más a una de las figuras literarias más importantes de las últimas décadas. Esta doble voz que nos arrulla y emociona nos regala un espléndido canto a la vida, al amor y, por qué no decirlo, a la mujer.

A nadie le sorprenderá que alabe su prosa, ya que lo he hecho anteriormente y no aportaré nada nuevo, pero no lo puedo evitar. Cada línea, cada palabra parece elegida de entre cien opciones y se alza siempre como la más adecuada y potente. Si disfruto tanto de la lectura es porque he tenido la fortuna de dar con estilos tan pulcros y sinceros como el de Montero, que jamás baja el listón y mantiene siempre un nivel de excelencia no solo difícil de alcanzar —que también—, sino sobre todo casi imposible de sostener en el tiempo y en numerosas publicaciones. Por otro lado, las reflexiones que aderezan la historia hacen las veces de certeros puñales que se clavan en el lector y que lo obligan a uno a detenerse para pensar, por su cuenta, en lo que acaba de ver impreso. Y, curiosamente, un libro dedicado a Marie Curie contiene una parte de nosotros, ya que nadie está a salvo de las grandes emociones que la acompañaron, sentimientos que todos experimentamos tarde o temprano y que nos hacen empatizar con una mente brillante de hace cien años.

Habrá quien no se sienta tentado de leer La ridícula idea de no volver a verte. Con esta reseña he intentado contar todo lo bueno que he hallado en este título para que cualquiera sienta curiosidad por acercarse a él. Rosa Montero se desnuda y plasma en la obra muchas de sus inquietudes y zozobras, revelándose como la mujer mundana que es y alejándose del aura de cierta fantasía que rodea a los grandes nombres de la literatura contemporánea. Gracias a este libro, he tenido la gran suerte de conocer un poco más a una de mis escritoras preferidas, a quien tuve el honor de conocer hace dos años por Sant Jordi. Visto el éxito que ha supuesto mi nueva incursión en su bibliografía, no tengo duda alguna de que por mis manos pasará todo lo que escriba Montero, sea una novela, una biografía o un recetario de cocina tradicional madrileña. En cualquiera de los casos, el buen sabor de boca está servido y asegurado.


         Si os ha gustado,     
     ¡visitad estas reseñas!     


6 comentarios:

  1. Tengo pendiente leer a la autora y esta es una de las opciones que tengo por casa =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Pues no recuerdo si he leído algo de Rosa Montero... pero desde luego me has picado con la biografía de Curie... lo tendré en cuenta.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Coincidimos, amigo mío, en señalar a Rosa Montero como una de nuestras escritoras favoritas. Me gusta muchísimo su prosa aunque reconozco que no siempre conecto bien con sus historias y personajes. Pero en este caso, me pareció una bio novelada maravillosa. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Uno de los primeros libros que leí de pequeña era una biografía de Marie Curie (Marie Slodowska Curie)... Recuerdo con mucho cariño algunos eventos de su vida que llamaron mucho mi atención de niña curiosa... ¡Voy a leer este libro de Rosa Montero con mucha nostalgia! Gracias por la reseña, me anima a leerlo pero no me quita la sorpresa de descubrirlo. <3

    ResponderEliminar
  5. Es un libro estupendo porque ha sabido combinar muy bien la biografía de Marie Curie, con algo de autobiografía de la propia autora, Rosa Montero. Temas científicos, el papel de la mujer en una profesión de hombres, junto a las partes personales, especialmente el duelo, hacen un conjunto que no hay que perderse.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Tu opinión me viene muy bien. Yo la tengo en casa pendiente de lectura y como Rosa Montero también me encanta, haré por adelantarla. Besos

    ResponderEliminar