Vivir en las nubes anuncia tormenta, de Carolina Levi

 
 


Título: Vivir en las nubes anuncia tormenta
Autora: Carolina Levi
Editorial y año: La Esfera de los Libros, 2018

A Marta nunca se le ha dado muy bien eso de destacar, ni de ir por la vida sin dar traspiés. Pero todo puede cambiar ante la inminente visita a su ciudad de su amor platónico: el escritor superventas Will Cooper. Es la gran oportunidad de dar un vuelco a su vida. Claro que, para conquistarlo, solo contará con su característica torpeza y los insensatos consejos de sus amigas. Ah, y con el odio que le profesa su gato.


No es fácil encontrar novelas que plasmen a la perfección la naturaleza de un oficio cuando el lector es un profesional del gremio en cuestión. Los libros que he leído ambientados en el mundo editorial no han sabido retratar con suficiente destreza los entresijos de uno de los sectores más apasionantes. Vivir en las nubes anuncia tormenta es la fresca y simpática apuesta de Carolina Levi, una comedia romántica cuya protagonista es traductora, como un servidor. Por primera vez, una lectura se acerca a contar cómo trabaja un colaborador externo, en este caso una traductora literaria autónoma. Aunque la obra no se centre en eso, el marco es un auténtico bombón para quienes, como yo, sentimos verdadera pasión por la literatura.

Marta es una joven traductora que ha tenido la suerte de ser la voz en español de Will Cooper, un famoso superventas americano que coloca millones de ejemplares de sus novelas románticas en todo el mundo. Son tramas que hacen suspirar a Marta, quien ha terminado idealizando a Will y a convertirlo en una suerte de amor platónico. Cuando recibe una llamada del editor y se entera de que su querido escritor visitará España para promocionar su nueva obra, cuya traducción le acaban de encargar, Marta sabe que tiene que conocerlo. Al precio que sea. Lástima que sus consejeras, Puri y Lina, sean dos amigas alocadas con los pies en otro universo. La legendaria torpeza de Marta tampoco será de gran ayuda para causar una buena impresión a alguien que le ha cambiado —y le cambiará más— la vida.

Antes de nada, hay dos elementos indispensables en cualquier comedia romántica que se precie: humor y amor. Puede sonar a perogrullada, pero no son pocos los títulos que pretenden inscribirse en esta categoría sin dar suficiente peso argumental a esos dos pilares. Vivir en las nubes anuncia tormenta reúne ambas características y las exprime al máximo para extraerles todo el jugo y, así, dotar la historia de un torrente de alegría y de sentimientos. Carolina Levi ha firmado una ópera prima sólida y bien construida en la que uno aprecia tanto sus grandes habilidades para la literatura como la naturalidad con que plasma un gremio profesional que es también el suyo. A la lista incesante e ingeniosa de ironías y chascarrillos no solo se le une una envidiable sensibilidad para desentrañar las emociones de los protagonistas, no: mucho más.

Por ejemplo, me parece de justicia mencionar, y aplaudir, el maravilloso trabajo que ha llevado a cabo la autora con los distintos personajes. No solamente consigue dar voz y personalidad definida a todos, sino que también logra que uno empatice con ellos y se los crea, algo complicado cuando en teoría no son más que nombres impresos en un papel. Por otro lado, el ritmo de la historia es muy ágil y pronto descubrimos que atrás quedan ya más de cien páginas, sin que apenas seamos conscientes del tiempo que ha transcurrido. Y no puedo terminar sin alabar la calidad narrativa de la novela, una prosa impecable que hará las delicias de los lectores más exigentes y menos tolerantes para con los errores o las inexactitudes, que por desgracia son fáciles de encontrar en un libro. Nunca me cansaré de dar las gracias a los novelistas que cuidan y miman sus obras con tanto cariño.

En el fondo, a todos nos gustaría ser los protagonistas de una historia de amor digna de una novela o comedia romántica. Por eso no entiendo a quienes albergan tantos prejuicios con un género que no hace sino describir lo más puro y verdadero, el afecto inmortal y arrollador con el que sueña cualquiera. Vivir en las nubes anuncia tormenta es también un canto a la amistad, a la vida y a las segundas oportunidades. Carolina Levi ha tenido el acierto de recurrir a ingredientes tan reales y mundanos para que uno se sienta cómodo entre las páginas de su libro. Hay momentos en que buscamos lecturas desenfadadas y amenas que no por ello sean superficiales ni anodinas. Creedme si os digo que el título que ocupa la presente reseña es una magnífica elección cuando el cuerpo os pida una trama tierna y placentera con que animar vuestros días. Eso sí, cuidado con Belcebú, el gato de Marta; si tiene ese nombre, por algo será.



6 comentarios:

  1. Ay, pobre gato... Creo que me estaba gustando lo que decías hasta que has hecho mención del gato... Como amante de los gatos, no sé si soportaré que le retraten de malvado...
    Me ha gustado lo que cuentas y eso de hablar de una traductora de libros llama mucho a los lectores así que lo tendré en cuenta.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Antes de nada, ¡Feliz año!

    A mí el nombre del gato me ha encantado, jajaja. Estas novelas me gustan mucho, así que tomo nota :)

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Me lo llevo! Me encanta lo que has contado!

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. PUes no me sonaba de nada. Y suena muy bien tal y como lo has contado. Tomo buena nota. Y feliz año!!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Que bien lo vendes, chiquin. Me lo apunto a ver si me puedo hacer con el.

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Me gusta lo que cuentas, creo que puede ser una novela ideal para intercalar entre otras.
    Besos

    ResponderEliminar