El bosque sabe tu nombre, de Alaitz Leceaga

 
 
Autora: Alaitz Leceaga
Editorial y año: Ediciones B, 2018

A finales de los años veinte del siglo pasado, Estrella y su hermana gemela, Alma, llevan una vida privilegiada como hijas de los marqueses de Zuloaga, propietarios de una casa solariega y una mina de hierro en un pequeño pueblo suspendido sobre el Cantábrico. Crecen rodeadas de fiestas y lujos, pero también marcadas por un poderoso misterio. Porque Estrella y Alma no son como las otras niñas: herederas de un extraño don que pasa de generación en generación entre las mujeres de su familia, viven a la sombra de una maldición según la cual una de las dos morirá antes de cumplir los quince años.


Nunca es tarde para cambiar alguna de nuestras máximas relacionadas con la literatura. Siempre he pensado que la empatía para con los protagonistas de una novela era conditio sine qua non para disfrutar del libro en cuestión. En numerosas ocasiones he visto cómo el rechazo que me despertaba un personaje enturbiaba mi valoración y me conducía a una experiencia literaria no del todo agradable. El bosque sabe tu nombre ha logrado que cambie de opinión. Alaitz Leceaga irrumpe en las librerías con una ópera prima sólida y emocionante que le augura una prometedora carrera. Curiosamente, la narradora de su debut me ha caído mal desde el principio hasta el final; ni esa falta de sintonía ha podido restar fuerza y magia a una historia inolvidable y muy recomendable.

Alma y Estrella son las futuras marquesas de Zuloaga. En una España a punto de entrar en guerra, las hermanas gemelas empiezan a ser conscientes de los dones que las vuelven especiales. Mientras que Alma puede hablar con los muertos y ver el futuro, Estrella tiene cierto poder sobre la naturaleza. La relación entre ambas se verá truncada por la aparición de Tomás, un joven del pueblo de Basondo que no ha tenido la suerte de nacer en el sino de una familia rica ni en una mansión impresionante como Villa Soledad, el hogar de los Zuloaga. Como anticipa Alma, una tragedia irreparable separará a las hermanas para siempre, y Estrella deberá echar mano de su ingenio, y de sus pocos escrúpulos, para sobrevivir en un mundo hostil y decepcionante.

Ya os he desvelado el elemento que podría haber arruinado mi aventura con esta novela y que, contra todo pronóstico, ha quedado en un maravilloso sexto plano: el personaje de Estrella me ha gustado y desesperado a partes iguales. Aplaudo el talento de Alaitz Leceaga por perfilar a una mujer diferente, que suscitará amor y odio por doquier, y con esa habilidad me quedo. Aunque no haya conectado con la protagonista, El bosque sabe tu nombre me ha parecido una primera obra con mucho mérito y más valía. La autora recupera el imperecedero realismo mágico para envolver la trama con un ligero halo de fantasía que en ningún momento lo lleva a uno a salirse de la historia, antes al contrario; los trazos de irrealidad suponen una sorpresa muy grata que nos guía a una travesía de la que nunca querríamos regresar. Un debut de tanta calidad como este nos devuelve la ilusión y, al mismo tiempo, asesta un certero latigazo a quienes continuamente restan valor o cuestionan a los escritores noveles.

Además de un argumento irresistible y una gran labor con la caracterización de los personajes, me gustaría destacar otros dos ingredientes de este libro, los que para mí lo convierten en una apuesta segura y en una de las claras recomendaciones de los últimos meses: la prosa y los escenarios. En cuanto a la narración, uno enseguida se sumerge en los capítulos gracias a un estilo rico e hipnótico, cuidado hasta el detalle, que no solo no decepciona, sino que engancha y enamora. Y llego al, para mí, mejor acierto de la novela, que no es otro que la ambientación y sus descripciones. Basondo y Villa Soledad, con claros ecos garciamarqueños, figuran ya entre mis lugares literarios favoritos. Es tan potente la atracción y el magnetismo que desprenden que en todo momento he podido recorrer las estancias de la mansión y las calles del pueblo. Lo único que lamento es que se trate de dos enclaves imaginarios que nunca podré visitar ni admirar.

Cuando echo un vistazo a los boletines de novedades de las editoriales, hay libros que no me llaman, sino que más bien me arrastran hacia ellos. El bosque sabe tu nombre figuró, desde el instante mismo en que vi su cubierta, en mi lista de deseos por cumplir. La intuición no me falló en su día, y seguro que acierto de nuevo con la segunda novela de Alaitz Leceaga, Las hijas de la tierra, que espero disfrutar en breve. El estreno literario de esta autora la coloca en una posición predominante entre los autores noveles de los últimos años gracias a su destreza y a los goles que marca con una apuesta valiente y espléndida. Pocas veces un nombre totalmente desconocido desembarca en el mercado editorial con tanta fuerza, y por suerte para mí, y para vosotros si aún no habéis descubierto sus libros, nos encontramos ante uno de esos raros casos.



7 comentarios:

  1. Lo peor que puede pasar es cuando los personajes te dejan indiferente. Entonces sí que es difícil meterte en la historia. Todavía no me he estrenado con la autora y mira que esta novela lleva tiempo entre mis pendientes. A ver cuándo me animo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Es una novela que me quedó pendiente y que tengo que recuperar para leerla en algún momento porque todas las reseñas que leí en su momento la pusieron por las nubes.

    ResponderEliminar
  3. Qué bueno que vuelvas por aquí Xavier!! A mí me pasa un poco como a ti, que sientes que necesitas empatizar con los personajes para que te guste la novela. Pero es cierto que si el personajes es carismático ¡al carajo! la empatía... Vivan los malvados...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Me pasa como a ti, si no congenio con los personajes y, sobre todo con los protagonistas, es muy difícil que una novela me guste. Por lo que leo, aun así, la lectura ha merecido totalmente la pena. Espero animarme pronto con los libros de esta autora.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!
    Hasta que no he leído el último párrafo no me he quedado tranquila, pues me sonaba muchísimo el nombre de la autora y no caiga... ¡Las hijas de la tierra!, que no he leído pocas reseñas XD
    Ah, y lo que dices sobre los protas, que, claro, antes pensaba parecido, básicamente hasta que descubrí La familia de Pascual Duarte, porque ese señor me caía bastante mal, pero el libro me flipa.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Antes de entrar con esta lectura, déjame decirte que tu decisión de reactivar el blog, me ha hecho muy feliz. Te lo dije en su momento y te lo repito ahora: tus valoraciones son, en mi opinión, de las mejores que corren por la blogosfera!
    Sobre esta lectura, debo añadir que yo también la tengo anotada en mi lista de pendientes desde hace mucho tiempo, aunque aún no he encontrado el momento. Desde que leí Cumbres Borrascosas, descubrí que un protagonista podía caerme fatal y convertir la novela en una de mis favoritas, así que ahora me apetece aún más leer esta historia.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Muy buena reseña. Por cierto, me encanta tu blog.
    Saludos desde
    https://mariainwonderlandbook.blogspot.com/
    https://mariainmagazine.blogspot.com/
    PD: te invito a visitar mis blogs...a comentar y a seguirnos.

    ResponderEliminar