La isla de las mariposas, de Corina Bomann

 
 
Título: La isla de las mariposas
Autora: Corina Bomann
Traductor: Valentín Ugarte
Editorial y año: Maeva, 2013

El mismo día en que descubre que su marido le es infiel, Diana recibe la noticia de que su adorada tía abuela Emmely está muy enferma. Sin pensárselo, Diana toma el primer vuelo a Inglaterra. Emmely tiene una última voluntad: Diana debe esclarecer un antiguo secreto familiar. Para ello, la anciana ha dejado pistas por toda su casa, la imponente mansión de Tremayne House, que su sobrina deberá encontrar e interpretar. Poco a poco, Diana desenmaraña una compleja historia familiar que se remonta al siglo XIX y la conduce hasta las hermanas Grace y Victoria, propietarias de una plantación de té en Ceilán.


Uno de los motivos por los cuales me apasiona leer es la posibilidad de aprender, así como conocer épocas, lugares, personas y hasta palabras que me resultaban ajenas. Si de todo viaje uno vuelve diferente, lo cierto es que lo ocurre lo mismo con la literatura, que es el mejor viaje de todos. La isla de las mariposas es el vibrante debut de Corina Bomann, una autora que ya os he recomendado en un par de ocasiones. En esta novela se mezclan secretos, historia, sentimientos y cultura, cuatro ingredientes que la convierten en una lectura de las que no se olvidan. Gracias a ella he descubierto Ceilán, la actual Sri Lanka, una isla llena de encanto (y de mariposas, sí) y un enclave privilegiado para servir de marco literario. Es la tercera vez que os hablo de Bomann, y creedme cuando os digo que no será la última.

Diana no está pasando por un buen momento. Acaba de descubrir que su marido la engaña y que su querida tía abuela está ingresada en el hospital. Dispuesta a iniciar un nuevo capítulo de su vida, se traslada de su Alemania natal hasta Inglaterra, la tierra de sus antepasados, para estar al lado de Emmely. Mientras se aloja en Tremayne House, la imponente mansión familiar, su tía y el mayordomo la ponen sobre la pista de lo que ocurrió a finales del siglo XIX, cuando las dos hijas de Henry Tremayne se marcharon a vivir a Ceilán son sus padres para hacerse cargo de una plantación de té. Diana enseguida se queda maravillada con la historia y no duda en emprender una suerte de investigación para desentrañar el misterio que envuelve a Grace y a Victoria, aunque para ello deba cambiar de continente y visitar Sri Lanka en busca de respuestas.

Pocas tramas me parecen más atractivas que las que encierran un oscuro secreto, están narradas en dos épocas diferentes y me invitan a un viaje al pasado y a la otra punta del mundo. La isla de las mariposas es un híbrido entre novela paisaje y saga familiar, espolvoreada con cierta intriga y con unos personajes espléndidos. Corina Bomann sabe cómo sacarle partido al elenco protagonista y lo perfila con maestría para que los lectores conectemos con las distintas voces que aparecen en la historia. Como comentaba al principio de la reseña, me seduce, y mucho, la información nueva para mí que a menudo se oculta entre las páginas de un buen libro, y en este caso se trata incluso de vocablos con los que nunca me había encontrado, como franchipán o pogromo. Aprovecho para citar y aplaudir a Valentín Ugarte, el traductor, que me ha ganado por completo con la normalidad que ha logrado imprimir en los diálogos.

Como ocurre con cualquier libro que pretenda atrapar, el ritmo es uno de los elementos clave, y por suerte los capítulos avanzan con la cadencia adecuada para despertar nuestra curiosidad y, al mismo tiempo, permitirnos disfrutar del paisaje. Porque, sin ninguna duda, el punto fuerte de este género es la ambientación, siempre ubicada en parajes lejanos y exóticos. Ceilán es casi un protagonista más de la novela y se alza como el gran pilar que lo sostiene todo. Las descripciones nos transportan de inmediato a la isla del Índico, tanto en la trama actual como en la pasada, llevándonos así a una brillante travesía por el tiempo y por el espacio. Gracias a la narración he caminado por las calles de Colombo (la capital), he recorrido las plantaciones de té que dan fama al país y hasta he llegado a saborear un poco de la historia del país, como la lucha entre tamiles y cingaleses. Ahora solo me queda gestionar la imperiosa necesidad que me ha entrado para visitar Sri Lanka.

Corina Bomann se ha convertido ya en un valor seguro dentro de mi biblioteca personal. Aunque en España se dio a conocer precisamente con La isla de las mariposas, lo cierto es que he tardado en leer su ópera prima, hecho que lamento muchísimo. Hoy quiero recomendaros una apuesta emocionante, que guarda entre sus páginas secretos y un buen puñado de sorpresas de esas que lo dejan a uno con ganas de más. En los tiempos que corren, en que coger un avión no es tarea sencilla ni quizá agradable, nada mejor que una novela para viajar. Además, ¿quién soy yo para poner en entredicho a Emily Dickinson y su inmortal aseveración de que no hay mejor nave que un libro?



1 comentario:

  1. También me suelen gustar mucho estas novelas de secretos ambientadas en dos épocas diferentes, así que ésta caerá tarde o temprano. Muy buena reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar