Hora de partir, de Jodi Picoult

 
 
Título: Hora de partir
Autora: Jodi Picoult
Traductora: Camila Batlles Vinn
Editorial y año: Umbriel, 2016

Alice Metcalf es una científica que ha dedicado parte de su vida a estudiar el duelo de los elefantes. Un día desaparece de forma misteriosa en un trágico accidente. Nadie sabe de ella y ha dejado sola a su hija Jenna. Durante más de una década, Jenna no ha dejado de pensar en su madre, se niega a creer que la haya abandonado. Desesperada por averiguar la verdad, Jenna consigue la ayuda de dos extraños aliados: Serenity Jones, una vidente que alcanzó la fama localizando a personas desaparecidas, y Virgil Stanhope, un detective privado que investigó el caso de Alice y la extraña muerte de una colega de ella. 


Cuanto más leemos, más difícil resulta encontrar personajes peculiares y finales apoteósicos. Por suerte para mí, y para vosotros si no la habéis leído, Hora de partir reúne las dos características anteriores, además de otros ingredientes también muy interesantes. Conocí a Jodi Picoult en Las normas de la casa, una historia apasionante que me conquistó gracias a uno de los protagonistas, un joven Asperger. En el título que ocupa la presente reseña se dan la mano la intriga, el romance, lo paranormal y la zoología, elementos quizá complicados de casar que en este libro encajan a la perfección y lo convierten en una lectura adictiva y emocionante. Me quedo con ganas de seguir ahondando en la bibliografía de la autora, así que espero que pronto vean la luz en español otras apuestas suyas.

Un hipster en la España vacía, de Daniel Gascón

 
 
Autor: Daniel Gascón
Editorial y año: Literatura Random House, 2020

Enrique se instala en una casa familiar en La Cañada, un pueblo de Teruel, para alejarse del ritmo de la vida en la ciudad, montar un huerto colaborativo y olvidar a su exnovia. Hace yoga en el corral por las mañanas, busca quinoa en la tienda, intenta encontrar cobertura en las eras para alimentar su Instagram y monta un taller con sobre nuevas masculinidades. Es —aunque él no estaría a favor de la comparación especista— un pulpo en un garaje, pero se comporta como una especie de extraterrestre en el Maestrazgo o de Quijote moderno. Para sorpresa de todos, encuentra su sitio, se enamora y se convierte en alcalde del pueblo, dispuesto a resolver algunos conflictos que sacuden a la comunidad.


La vida no sería la misma sin humor. Curiosamente, no es un género en el que suelan prodigarse los novelistas contemporáneos, más seducidos por la historia, el misterio o el romance. De vez en cuando, sin embargo, aparece un título dispuesto a arrancar sonrisas y carcajadas, como ha ocurrido con la publicación de Un hipster en la España vacía. En él, Daniel Gascón esboza un relato crítico e irónico sobre el imperecedero contraste entre ciudad y campo. Aunque no se trate de un argumento sorprendente, lo cierto es que está contado con bastante gracia y con la férrea voluntad de no dejar títere con cabeza, en una suerte de denuncia social que no por divertida deja de ser certera.

La cocinera, de Coia Valls

 
 
Título: La cocinera
Autora: Coia Valls
Traductor: Juan Carlos Gentile Vitale
Editorial y año: Ediciones B, 2014

Barcelona, 1771. La joven Constança deja la ciudad de Lima tras la muerte de su padre, un diplomático al servicio del virrey, para iniciar un largo periplo hasta Barcelona y reunirse con sus abuelos. Lleva paisajes, gustos y texturas grabados en la memoria, y viaja con su única herencia: las recetas de su primer maestro. Constança sueña con convertirse en una gran cocinera, aunque su condición de mujer le cerrará muchas puertas. No obstante, se abrirá paso con coraje y pasión entre las calles de una ciudad convulsa, moviéndose entre los grupos revolucionarios y los que frecuentan salones refinados y exquisitos.


Cada vez me gusta más cocinar. Aunque mis recetas se hayan centrado más bien en la repostería, todo lo que tiene que ver con la cocina llama mi atención, desde programas de televisión hasta, cómo no, libros y novelas. Hoy quiero hablaros de La cocinera, de Coia Valls, una autora con cuyas historias ya he disfrutado mucho con anterioridad. En un momento en el que me planteo seriamente ahondar en mis conocimientos y habilidades entre fogones, este título empezó a gritar mi nombre desde la estantería para que le hiciera el caso que merece desde hace tanto tiempo. Dispuesto a viajar al pasado y a adentrarme en un rico universo de olores y colores, me he lanzado a los brazos de una protagonista muy peculiar a la que lamento no haber conocido antes.

La carne, de Rosa Montero

 
 

Título: La carne
Autora: Rosa Montero
Editorial y año: Alfaguara, 2016

Una noche de ópera, Soledad contrata a un gigoló para que la acompañe a la función y así poder dar celos a un examante. Pero un suceso violento e imprevisto lo complica todo y marca el inicio de una relación inquietante, volcánica y tal vez peligrosa. Ella tiene sesenta años; el gigoló, treinta y dos. Desde el humor, pero también desde la rabia y la desesperación de quien se rebela contra los estragos del tiempo, el relato de la vida de Soledad se entreteje con las historias de los escritores malditos de la exposición que está organizando para la Biblioteca Nacional.


El amor se puede contar y vivir de mil maneras distintas. En literatura, el más socorrido suele ser el ideal romántico, esa aspiración universal y atemporal de encontrar a la persona con la que todo fluye y que lo complementa a uno a la perfección. Quizá sea el más novelado y, al mismo tiempo, el más de difícil de hallar; tal vez porque tantas historias de ficción lo han idealizado y han aumentado nuestras expectativas hasta límites que difícilmente se conquistan. La carne se centra en otro aspecto de una relación amorosa, en la naturaleza innata del ser humano de buscar cariño y hacer lo imposible por lograr los objetivos marcados. Rosa Montero se despoja de banalidades y florituras para regalarnos un relato crudo y descarnado que, como la vida misma, no está exento de cierto sentido del humor.