Los abrazos oscuros, de Julia Montejo

 
 
Autora: Julia Montejo
Editorial y año: Lumen, 2016

Vista desde la media distancia, mientras camina por las calles de Madrid o desayuna en la cocina de su casa, Virginia parece una mujer confortablemente asentada en una vida que ella misma eligió después de años de aventuras: ahora tiene a Alex, un marido estupendo, dos hijas pequeñas que la adoran y un proyecto profesional que llena sus días. Hace falta acercarse un poco más para descubrir en su mirada un hambre extraña, que no se sacia con besos y caricias al uso.


Cuando un escritor me gusta mucho, me lanzo a leer sus novelas sin siquiera fijarme en la sinopsis. Su prosa me basta como garantía, y así a veces me he llevado algunas de las sorpresas literarias más gratas. Aunque el título que os traigo hoy salió hace ya más de cuatro años, ese mismo tiempo llevaba esperando turno, paciente, en mis estanterías. Al reparar en él, en Los abrazos oscuros, recordé las buenas aventuras que viví con las anteriores apuestas de Julia Montejo, y decidí sacarlo del olvido. Hoy, tras terminarlo, me alegro de haberlo empezado sin apenas conocer su argumento, puesto que así la experiencia ha sido mejor si cabe. Aunque no vaya a trastocar la estructura de mis reseñas, os recomiendo que saltéis al tercer párrafo para así adentraros en la historia como yo, y creedme cuando os digo que lo vais a preferir.

Virginia lo tiene todo. Es una famosa fotógrafa que ha expuestos su trabajo más reciente con mucho éxito, está casada con un buen hombre que la adora y tiene dos hijas maravillosas. La vida le sonríe y ella sabe que no puede ni debe quejarse. De todos modos, cuando le ofrecen un apetecible encargo en las islas Seychelles, Virginia sabe que su cuerpo y su mente necesitan un cambio, y acepta sin pensárselo. Lo que jamás habría imaginado es que el viaje en el que se embarca es una travesía peligrosa que la devolverá al pasado, a una infancia un tanto atípica, alejada de los lujos a los que está tan acostumbrada ahora. El tiempo jugará en su contra y pronto se verá inmersa en una odisea que amenaza con destruir todo lo que ha construido hasta la fecha y también su propia personalidad, la esencia que la ha llevado a ser quien es y que nunca la había traicionado de esa manera.

Como he comentado, creo que la mejor manera de leer Los abrazos oscuros es desconocer por completo la trama. La narración se encarga de ir desgranando los elementos que la forman con la maestría que había demostrado Julia Montejo en sus novelas previas. Empiezo por la pluma porque es uno de los aspectos más brillantes. Cuidada, bellísima, a ratos poética y musical, la prosa es la prueba evidente de que cada palabra y expresión está escogida con esmero, sin dejarle margen alguno al azar. Las poderosas descripciones y los inteligentes diálogos se dan la mano para seducir al lector e invitarlo a una aventura lingüística en la que es fantástico perderse. La trama, por otro lado, huye de artificios y se presenta con una gran sinceridad, centrada en las escenas más relevantes. De un tiempo a esta parte he aprendido a apreciar la concisión y el esfuerzo que hacen muchos autores para no perder el foco ni permitirse recursos estilísticos que engrosarían la extensión y le darían una entidad física mayor, que sin embargo no se correspondería con la emoción interior, claramente desdibujada.

Asimismo, la novelista desaparece y nos introduce a Virginia, la protagonista y narradora, en un sabio ejercicio en primera persona que nos conduce a conocerla a la perfección. Y gracias a los pensamientos y las reflexiones que desfilan por el libro, uno termina esbozando un exacto y fastuoso retrato psicológico de la mujer. Entramos en su mente y compartimos sus dudas y sus desvelos, como también sus ilusiones y sus alegrías, y de este modo conocemos a un personaje de carne y hueso, sin filtros ni perfecciones. Creo que es un gran acierto darle la voz a Virginia, un nombre y una personalidad que tardaré en olvidar por la minuciosidad con que se nos relata cuanto hace, piensa y siente. Y he dejado para el final, valga la redundancia, el desenlace, un cierre apoteósico al que he asistido con mueca de absoluto desconcierto. En las últimas páginas suceden unos hechos increíbles —que, por razones obvias, no voy a desgranar— que suponen el excelente colofón que merece una historia tan especial como esta.

Hoy quiero romper una lanza a favor de los escritores patrios. En las librerías abundan las traducciones, y me parece perfecto y necesario que así sea, pero siempre que leo u oigo a alguien que abiertamente rechaza los libros escritos en nuestro idioma, siento lástima. Y no solo por él, que se va a perder grandes historias, sino también por el espléndido plantel de novelistas hispanoamericanos contemporáneos, que deben hacer frente a tan injustos prejuicios. Bibliografías como la de Julia Montejo piden ser descubiertas y disfrutadas, como he hecho yo y os aconsejo hacer a vosotros. Los abrazos oscuros nos plantea una trama distinta que sabe sorprender y enamorar por el poder de los acontecimientos y por la verdad descarnada con que se nos narran. Sé que tenéis mil títulos apuntados en vuestra lista de pendientes, así que perdonadme si me atrevo a pediros que añadáis uno más. El único consuelo que me queda es que sé que me lo vais a agradecer y no me odiaréis demasiado.



3 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Es una escritora que nunca he leído, pero, por lo que dices, se ve que merece mucho la pena. Además, Lumen es una editorial que me gusta mucho, publica grandes libros.
    Y sí, tengo una señora lista de pendientes, pero ¿por qué no? XD
    En cuanto a lo que dices de autores patrios, es verdad, también he escuchado a lectores desdeñarlos y apostar solo por lo extranjero, y no lo entiendo, con la de buena literatura que hay por ahí, es una pena tener la mente tan cerrada.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. De esta autora leí hace tiempo Violetas para Olivia y me gustó mucho su estilo, su forma de contar. Tomo buena nota de este título, que tiene muy buena pinta por lo que cuentas.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Excelente crítica Xavier, con la que estoy totalmente de acuerdo. Además de "Los abrazos oscuros" y de "Violetas para Olivia", que cita Margari, otra grsn novela de Julia Montejo es "Lo que tengo que contarte" (Lumen) . Una epopeya de marineros vascos, con muchas capas psicologicas, que disfrute muchísimo y que recomiendo totalmente

    ResponderEliminar