El cumpleaños secreto, de Kate Morton

 
 
Autora: Kate Morton
Traductor: Máximo Sáez
Editorial y año: Suma de Letras, 2013

En pleno verano, mientras su familia se va de picnic, la adolescente Laurel se esconde en la casa del árbol, fantaseando con una huida a Londres y un futuro grandioso que aguarda con impaciencia. Sin embargo, antes de que esa tarde toque a su fin, Laurel presencia un crimen aterrador que lo cambia todo. Siendo una actriz célebre, Laurel se ve abrumada por las sombras de su pasado. Acechada por los recuerdos, vuelve a casa en busca de respuestas. Una historia de tres desconocidos que coinciden en el Londres de la Segunda Guerra Mundial y cuyas vidas quedarán unidas de forma funesta e inexorable.


Kate Morton ha entrado en el selecto grupo de escritores de quienes he leído todas las obras que han publicado. La última que me quedaba por descubrir era El cumpleaños secreto, su cuarta novela, que me ha acompañado estos días y transportado a diferentes épocas, a cuál más fascinante. La autora australiana ha dado con una fórmula que le funciona a la perfección y no duda en echar mano de ella en cada libro. Allá donde algunos lectores lo interpreten como una falta de imaginación o que experimenten una suerte de monotonía, yo siempre he encontrado una garantía, un valor seguro que ya antes de empezar la lectura me permite no dudar ante lo que vaya a encontrar entre sus páginas. Los saltos en el tiempo, las tramas contadas en distintas décadas y los secretos que se entrelazan y que poco a poco van desgranándose son los sellos personales de una novelista que ha logrado convencer en todos los continentes. Y cuando alguien alcanza un éxito de tales características, es evidente que nos encontramos ante una gran destreza narrativa.

Laurel Nicolson es una famosa actriz inglesa. Entre tanto fausto y tanta celebridad, sin embargo, no consigue olvidar lo que ocurrió cuando era apenas una adolescente, un trágico suceso que la ha marcado y cuyos hilos no ha logrado desentrañar todavía. Ahora que acaban de ingresar a su madre, porque su estado de salud es muy delicado y parece estar a punto de abandonar este mundo, Laurel considera que es un buen momento para arrojar luz sobre lo que ocurrió tantos años atrás, y que precisamente fue protagonizado por su madre. La tragedia acontecida en los años sesenta está relacionada con el Londres de principios de los cuarenta, en plena guerra mundial. Es la historia de una joven Dorothy Smitham, enamorada de Jimmy y dispuesta a ver cumplidas todas sus necesidades. Cuando Vivien se cruza en su camino, Dorothy sabe que quiere ser su amiga, y así el camino de las dos mujeres convergerá para siempre. Fotografías, malentendidos, sonrisas y desgracias se dan la mano para construir una historia compleja que se remonta a la actualidad.

Como ya he comentado en ocasiones anteriores, Kate Morton nunca falla. Si te gusta el esquema que plantea en sus libros, claro está. El cumpleaños secreto es fiel a la estructura a la que nos tiene tan bien acostumbrados y orquesta su argumento en tres períodos diferentes, con añadidos saltos a episodios ocurridos en otros momentos. Ninguna de las historias carece de interés, por lo cual uno enseguida se ve avanzando en ellas con ansia por descubrir qué fue lo que sucedió en realidad. El ritmo está muy bien marcado y, a pesar de que los capítulos suelen terminar por todo lo alto y sin que queramos abandonar esa época y pasar a otra, pronto abrazamos los numerosos viajes al pasado y al futuro, que son inevitables, fantásticos y adictivos. Me gustan mucho las novelas tejidas en varios períodos no solo por el extra de emoción que añaden a la obra, sino porque además nos permiten atisbar las diferencias entre una época y otra. En este caso, pasamos de la guerra, de la incertidumbre y de las bombas sobre Londres a la calma de hace menos de diez años, cuando por suerte la situación era mucho más tranquila. La posibilidad de compararlas me resulta muy estimulante.

El perfil de los personajes, por otro lado, está trabajadísimo. Me quedo con Laurel y con Dorothy, su madre, las grandes protagonistas, dos mujeres hechas a sí mismas que, por sus particulares circunstancias, han debido luchar contra lo que se esperaba de ellas para así alcanzar sus sueños. Son dos personalidades espléndidamente elaboradas y plasmadas sobre el papel. Si os apasionan los personajes redondos que evolucionan y nos dejan entrever cuanto anida en sus almas, estoy convencido de que os enamoraréis de ellas como yo. No puedo acabar sin hablar del desenlace, sin revelar detalles por razones evidentes. Sí que os confesaré que es uno de los mejores que recuerdo de Morton. El secreto guardado con celo durante tantos años sale a la luz para dejarnos boquiabiertos por la magnitud del misterio, por la resolución de este y por su nexo con el presente. Una vez más, me equivoco en mis cábalas y otro libro da fe de que lo mío no es adivinar, sino disfrutar del proceso y verme sorprendido por los acontecimientos. Y ahora que lo pienso, creo que lo prefiero así; de lo contrario, no asistiría a sobresaltos y giros inesperados que dan mucha vida y que, a veces, suponen una pequeña felicidad literaria.

A las casas, los jardines, las horas, los adioses y los relojeros se les unen ahora los cumpleaños en una lista narrativa de seis novelas con las que viajar a lugares y a períodos inolvidables. Kate Morton exprime su célebre estructura con inteligencia y ha escrito títulos brillantes que nunca dudo en recomendar, y con los que suelo acertar cuando alguien me pide que le recomiendo una lectura vibrante. El cumpleaños secreto es la toma de contacto final con una mente de gran ingenio y una imaginación desbordante. Me da cierta lástima haber quemado el último cartucho que aún esperaba en mis estanterías, pero al mismo tiempo me alegro de paladear otra de sus aventuras. De este modo, cuando publique una nueva propuesta, podré lanzarme a leerla sin remordimientos por tener algún pendiente de ella esperando turno. Y como devoralibros que sois, seguro que entendéis esa sensación y compartís la alegría que conlleva la falta de culpabilidad y el haber cumplido.



2 comentarios:

  1. Descubrí a Kate Morton con esta novela. ¡Qué maravilla! Un final redondo que años después todavía pongo de ejemplo a menudo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo totalmente. Ays, pero esos remordimientos nos gustan, ¿verdad? De la autora sólo he leído dos libros y me gustaron mucho. Y tengo el último esperando en la estantería. Este me llama mucho pero le va a tocar esperar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar