La librería del señor Livingstone, de Mónica Gutiérrez

 
 
Autora: Mónica Gutiérrez
Editorial y año: Ediciones B, 2020

Agnes es una joven arqueóloga que se muda a Londres en busca de una oportunidad. Al poco de llegar a la ciudad, sorprendida por la lluvia mientras pasea por el Temple, se refugia en una librería muy especial: Moonlight Books. Edward Livingstone busca una ayudante y, en el tiempo que Agnes tarda en secarse y tomar una taza de té, ambos comprenden que no es casualidad que sea precisamente ella quien ha llamado a su puerta. A medida que pasan los días, Agnes descubre el carácter gruñón de su jefe, las excentricidades de su clientela y el encanto de esta pequeña librería. Hasta que un día, uno de sus libros más preciados desaparece y un inspector de policía entra en escena.


Las redes nos permiten escribir reseñas que van a llegar a los autores de los libros que las protagonizan. Esa irresistible oportunidad es un arma de doble filo ante la posibilidad de que la opinión vertida no sea de su agrado. Por suerte para mí, en el caso de Mónica Gutiérrez, eso es imposible, porque todas sus obras me enamoran de principio a fin. Tras el éxito que cosechó La librería del señor Livingstone como título autopublicado, hace pocos días ha visto la luz su versión en papel, una decisión tan estupenda como acertada que nos acerca de nuevo al buen rollo y al optimismo que inundan las tramas de la novelista catalana, que se ha ganado mi cariño y mi admiración. Y ya que la tecnología nos posibilita dirigirnos directamente a quienes nos ofrecen su talento, aprovecharé la presente crítica para lanzar una petición muy especial en el último párrafo. ¡Ojalá sea bien recibida!

El señor Livingstone es el peculiar dueño de una coqueta librería del barrio del Temple londinense. Cascarrabias y terco, es el paradigma del librero que reniega de la humanidad y prefiere la compañía de los libros. En un típico día de lluvia, llega hasta su tienda Agnes Martí, una joven arqueóloga que se ha mudado a la capital inglesa para encontrar su camino y una salida laboral. Desesperada por las nubes negras que se ciernen sobre su aventura lejos de casa, Agnes empieza a trabajar en la librería del señor Livingstone, convirtiéndose así en el hada que todo establecimiento que aspire a ser mágico debe tener en su interior. Entre las cuatro paredes y los dos pisos de ese universo, la joven conocerá a un grupo de habitantes tan variopinto como entrañable, de los que aprenderá lecciones que jamás habría imaginado. Y cuando de repente desaparece una de las posesiones más queridas de su jefe, la irrupción de la policía sacudirá su vida de manera impredecible.

Cualquier novela ambientada en una librería enseguida llamará la atención de aquellos que las consideramos un paraíso terrenal. Mónica Gutiérrez sabe aprovechar la fascinación que sentimos muchos para con estas tiendas y en La librería del señor Livingstone nos regala una lectura deliciosa e inolvidable. Recorrer las estanterías y las mesas de novedades de Moonlight Books supone un viaje doblemente literario y fantástico. Gracias a la prosa a la vez fresca y cálida de la autora, nos adentramos en un mundo particular del que jamás querríamos regresar. He tenido la suerte de trabajar como librero y me he sentido identificado en algunas de las situaciones retratadas, siempre con sumo respeto por el gremio y teñidas de la simpatía que caracteriza a su autora. Entrar en una librería es acudir a un sinfín de galaxias, a un sinnúmero de tentaciones que prometen sorpresas, emociones y experiencias, y todo ello aparece recogido en esta obra con una sensibilidad y un pulso dignos de los literatos más capaces y talentosos.

El elenco protagonista me ha conquistado por completo. Y no me refiero solo al señor Livingstone y a Agnes, sino también a la espléndida banda de personajes secundarios, que consiguen despertar el cariño y el aplauso de los lectores. Los diálogos chispeantes y una fina ironía, guiño al célebre humor inglés, aderezan la novela y la dotan del mejor halo posible para lograr que uno esboce una sonrisa de la primera a la última página. En títulos como este, y como en El noviembre de Kate o Todos los veranos del mundo, de un género cuyo principal objetivo no es sino complacer y abrazar a quien lo lee, el tono agradable y cercano está asegurado, pero en este caso va más allá: se abre para incluir los sentimientos poderosos que experimentan los protagonistas y que traspasan las palabras impresas. Me gusta que los libros me hagan vibrar, que me inviten a leerlos hasta el final y me alejen de un mundo en blanco, negro y gris para proponerme una gama de todos los colores posibles; y así ha sido en esta ocasión. Se trata del antídoto perfecto para hacer frente a los convulsos tiempos que nos ha tocado vivir en estos meses de pandemia.

Las novelas de Mónica Gutiérrez son una caricia al corazón, un beso en la mejilla y una risa contagiosa. La librería del señor Livingstone es una apuesta sencilla, que no simple; tierna, que no azucarada; y amable, que no superficial. Creo sinceramente que cualquiera encontrará un lugar entre sus capítulos y en el interior de una modesta tienda del Temple que esconde más joyas de lo que sugiere en su fachada. Y quizá hayáis llegado hasta aquí preguntándoos por la petición que he comentado más arriba. Y me atrevo a interpelar directamente a la autora: Mónica, me encantaría leer la historia completa de Edward Livingstone. Se ha convertido en un personaje muy querido para mí y su personalidad y su carisma son tan fuertes que, en mi humilde opinión, merecen protagonizar otro libro. Estoy convencido de que somos muchos los que ansiamos reencontrarnos con este adorable librero y con sus citas y referencias literarias. No soy quién para pedírtelo, pero ¡me harías tan feliz...!



4 comentarios:

  1. Apoyo tu propuesta! Recuerdo esta lectura con mucho cariño; como bien dices, sus protagonistas, todos, se acaban ganando tu cariño. Yo descubrí el feel-good (sé que odias los anglicismos, perdóname!) con esta historia y realmente, cierras sus páginas con una sonrisa en la boca.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Tambien a mi me gustan mucho los libros de Monica Gutierrez. Los que he leido me han encantado y este lo tengo muy pendiente. Espero que me guste tanto como los otros.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Xavier, leí esta novela de Mónica hace un par de años cuando la autopublicó y me encantó. Bien es verdad que en ese momento le comenté que habla de tantos libros que no conocía que me abrumó. Pasados estos dos años y habiendo ampliado mis lecturas de clásicos estoy deseando releerla para comprobar si todos aquellos libros que me sonaban tan extraños son ahora amigos míos...
    También tengo que decirte que me ha encantado tu petición a Mónica y me uno a ella, a ver si así entre ambos hacemos más fuerza. Queremos conocer la historia del señor Livingstone, Mónica, así que a ver si nos puedes complacer.
    Un besazo para ambos.

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por tus generosas palabras, querido Xavier. Hace años que nos conocemos y nunca olvidaré tu apoyo y tu cariño con "El noviembre de Kate" y, desde entonces, para todas mis novelas. Me encanta lo que cuentas sobre los lectores que somos felices en una librería y no eres el único que me pide una segunda parte, jajajaja. Ya veremos. De momento, intento vivir el momento y disfrutar de lo mucho que me acompañáis todos los amigos. Y lo que comentas de redes sociales, pues no pasa nada si no te gusta, yo agradezco mucho los comentarios de los lectores. Un beso grande y mil gracias.

    ResponderEliminar