La boda, de Nicholas Sparks

 
 

Título: La boda
Autor: Nicholas Sparks
Traductor: Miguel Martínez-Lage
Editorial y año: Roca, 2004

Wilson y Jane llevan casados casi 30 años. Tienen tres hijos y tienen una vida tranquila y desahogada en la bucólica Carolina del Norte. Desgraciadamente, es de este aniversario, el vigesimonoveno, del que Wilson se olvida, lo que marca un punto de inflexión en su vida. Por fin se da cuenta de que la pasión y el romanticismo ya no tienen lugar en su matrimonio, y teme que su mujer ya no lo quiera. Siendo un hombre metódico, decide embarcarse en un proyecto a un año vista, tiempo que, él prevé, le permitirá renovar el romanticismo en su matrimonio. 


El amor adopta muchísimas formas. En la novela romántica, sin embargo, lo más común es asistir al relato de una pareja, por lo general joven, que se conoce y se enamora poco a poco. Aunque disfrute enormemente del género, es cierto que a veces me embarga una ligera sensación de monotonía, puesto que las historias tienden a parecerse. Si hay alguien que sabe cómo retorcer el esquema habitual para así sorprendernos con apuestas originales, ese es Nicholas Sparks. Por méritos propios, se ha convertido en uno de mis escritores favoritos, al que recurro cuando me apetece disponer el corazón sobre una bandeja para que sus letras lo invadan y, a veces, lo hieran. En La boda, la décima novela de él que leo, nos reencontramos con Noah, el protagonista de uno sus títulos más conocidos y aclamados, si bien es un personaje secundario. Me ha encantado reunirme con él, recordando así el torrente de emociones que me despertó El cuaderno de Noah, y de nuevo me rindo ante un autor que siempre sabe cómo arrancarme un sinfín de sentimientos con sus obras.

Loba Negra, de Juan Gómez-Jurado

 
 
Título: Loba Negra
Autor: Juan Gómez-Jurado
Editorial y año: Suma de Letras, 2019

Antonia Scott es una mujer muy especial. Tiene un don que es al mismo tiempo una maldición: una extraordinaria inteligencia. Gracias a ella ha salvado vidas, pero también lo ha perdido todo. Ya no queda nada que le interese lo más mínimo. El inspector Jon Gutiérrez está acusado de corrupción. Es un buen policía metido en un asunto muy feo, y ya no tiene mucho que perder. Por eso acepta la propuesta de un misterioso desconocido: ir a buscar a Antonia y sacarla de su encierro, conseguir que vuelva a ser la de antes, y el desconocido le ayudará a limpiar su nombre. Un encargo extraño aunque aparentemente fácil. Pero Jon se dará cuenta en seguida de que con Antonia nada es fácil.


Lo cierto es que no soy un gran amante de las sagas o trilogías. Sobre todo, porque odio tener que esperar a que se publiquen todas las entregas para así conocer el desenlace. Por no hablar de que, si leo las distintas partes con meses de diferencia, mi corta memoria me empaña la lectura al no recordar apenas los hechos acontecidos en las obras previas. A pesar de todo lo anterior, de vez en cuando hago una excepción, incluso sin saberlo, porque cuando leí Reina Roja desconocía que le seguirían otras dos novelas. Loba Negra es la adictiva continuación de la que acabo de citar, y Juan Gómez-Jurado de nuevo me atrapa en una carrera contrarreloj que casi no te deja respirar, y mucho menos alejarte del libro hasta casi haberlo terminado. Puedo afirmar sin temor a equivocarme que es uno de los autores que más y mejor atrapan con sus historias, como me ha vuelto a ocurrir. Uno de aquellos raros casos en que los años multiplican el talento y el ingenio.