Loba Negra, de Juan Gómez-Jurado

 
 
Título: Loba Negra
Autor: Juan Gómez-Jurado
Editorial y año: Suma de Letras, 2019

Antonia Scott es una mujer muy especial. Tiene un don que es al mismo tiempo una maldición: una extraordinaria inteligencia. Gracias a ella ha salvado vidas, pero también lo ha perdido todo. Ya no queda nada que le interese lo más mínimo. El inspector Jon Gutiérrez está acusado de corrupción. Es un buen policía metido en un asunto muy feo, y ya no tiene mucho que perder. Por eso acepta la propuesta de un misterioso desconocido: ir a buscar a Antonia y sacarla de su encierro, conseguir que vuelva a ser la de antes, y el desconocido le ayudará a limpiar su nombre. Un encargo extraño aunque aparentemente fácil. Pero Jon se dará cuenta en seguida de que con Antonia nada es fácil.


Lo cierto es que no soy un gran amante de las sagas o trilogías. Sobre todo, porque odio tener que esperar a que se publiquen todas las entregas para así conocer el desenlace. Por no hablar de que, si leo las distintas partes con meses de diferencia, mi corta memoria me empaña la lectura al no recordar apenas los hechos acontecidos en las obras previas. A pesar de todo lo anterior, de vez en cuando hago una excepción, incluso sin saberlo, porque cuando leí Reina Roja desconocía que le seguirían otras dos novelas. Loba Negra es la adictiva continuación de la que acabo de citar, y Juan Gómez-Jurado de nuevo me atrapa en una carrera contrarreloj que casi no te deja respirar, y mucho menos alejarte del libro hasta casi haberlo terminado. Puedo afirmar sin temor a equivocarme que es uno de los autores que más y mejor atrapan con sus historias, como me ha vuelto a ocurrir. Uno de aquellos raros casos en que los años multiplican el talento y el ingenio.

Antonia Scott sigue presa de sus fantasmas. Es incapaz de olvidar lo que le ha pasado a su marido y el daño que le han hecho varias personas a las que detesta. Por suerte para ella, la vida se ocupa de mantenerla entretenida, y así es como viaja a Marbella junto a su querido Jon Gutiérrez, para dar con el paradero de Lola Moreno, una mujer peligrosa y escurridiza. Yuri, la pareja de Lola y uno de los cabecillas de la mafia rusa más importante e influyente de la zona, ha sido cruelmente asesinado y ella ha escapado por los pelos de un asaltante que le dispara en pleno supermercado. Antonia y Jon se adentrarán en el universo marbellí, plagado de amenazas, trapicheos y tiros, un mundo inquietante en el que deberán arreglárselas para sobrevivir. Porque esta vez los enemigos adoptan muchas caras y nacionalidades, como en breve comprenderán.

Juan Gómez-Jurado se ha convertido en una auténtica sensación editorial. La trilogía de Antonia Scott lo ha alzado más aún en el olimpo de los superventas, y por méritos propios, me gustaría añadir. No debe de resultar sencillo complacer a tantísima ente con una novela tras otra, y él lo está logrando. En Loba Negra nos reencontramos con los protagonistas de Reina Roja, y debo decir que son dos de los personajes literarios con quienes más he disfrutado en los últimos tiempos. El autor se ha encargado de crear dos perfiles atípicos pero realistas con los cuales uno no solo empatiza, sino que además llega a sufrir por ellos y temer por su vida. El especial don de Antonia —del que en esta entrega tenemos más detalles— se une a la acertada intuición de Jon para formar, de este modo, una pareja policial única, a la que me encantaría ver en la gran pantalla. He defendido en innumerables ocasiones que el estilo narrativo de Gómez-Jurado es muy cinematográfico, y en un momento en que tantas historias saltan del libro a la serie o película, creo que las aventuras de Scott lucirían a las mil maravillas en un televisor o en un cine.

A través de capítulos cortos y una narración trepidante, el lector avanza por la trama sin siquiera ser consciente del número de páginas que devora. En mi modesta opinión, si hay algún autor patrio capaz de rivalizar con Joël Dicker por el término vuelapáginas con que se han descrito sus argumentos, ese no es otro que el todopoderoso novelista madrileño. Dejando a un lado los protagonistas y el ritmo, dos de los grandes aciertos de la obra, la narración convence de principio a fin gracias a la ironía y frescura de los diálogos y la precisión con que se detallan los espacios que hacen las veces de escenarios. Del desenlace, por razones evidentes, no diré nada, solo que es una manera maravillosa de cerrar el caso de Lola Moreno. Hay una escena en particular que goza de tanta fuerza que sé que tardará siglos en abandonar mi retina de lector, y se lo agradezco, para que cuando aborde Rey Blanco pueda recurrir a ella y acordarme de lo sucedido entre la nieve.

Cuando decido leer un libro de Juan Gómez-Jurado, sé varias cosas de antemano: que me enganchará en la primera página, que no me soltará hasta el final y que el amor que le profeso como lector y amante de las buenas historias irá en aumento. De hecho, es ya uno de mis valores seguros, una de las plumas que nunca me decepcionan. Loba Negra está sin duda a la altura del primer volumen de la trilogía de Antonia Scott y encumbra a su creador como una de las mentes más agudas e inteligentes. De nuevo, no hay casos sueltos, todas las piezas encajan, y hasta advertimos guiños a algunas de sus obras anteriores. Quienes me seguís sabéis que para mí ser un éxito de ventas no solo no es negativo, sino que demuestra hasta qué punto una persona ha sido capaz de conectar con miles o millones de personas. Si, como en este caso, al aplauso recibido y generalizado se le une un plan de calidad trazado y desarrollado con maestría, no podemos por menos que admirar el trabajo, elogiarlo y recomendarlo abiertamente.



4 comentarios:

  1. Todavía no me he animado con esta trilogía, pero ya la tengo en el lector pendiente. Y por lo que cuentas, me parece que no voy a tardar mucho en ponerme con ella.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta trilogia del autor la tengo pendiente y muchas ganas de leerlos pero no termino de encontrarles el hueco.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Xavier, pues mira que a mí me suelen gustar los libros de Gómez Jurado, pero Reina roja no me llegó a entusiasmar. Es verdad que es un vuelapáginas, pero no me gustó nada el final, ni que nos quisiera "picar" con él. No me gusta nada cuando un autor hace eso... Así que decidí no leer el siguiente. Cabezota que es una...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    Muy de acuerdo en lo que dices de su estilo. No los he leído, pero sí que les eché una vista y, para las hojas que leí, tienen pinta de ser perfectos para la tv.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar